eñe. Revista para leer

Revista, festival, cosecha, arte y todo lo que es EÑE en Internet

Novedades

Lo último en eñe

Lo insólito, por Sergio del Molino

Tal vez la literatura sí tenga una función social, más allá de su mera existencia: recordar lo inverosímil. Por ejemplo, leo en la muy interesante novela Generación cochebomba, de Martín Roldán que, a principios de los noventa, cuando más dura fue la violencia en Perú, Sendero Luminoso volaba las estaciones eléctricas de las afueras de Lima y dejaba la capital a oscuras. En el apagón, los ciudadanos, aterrorizados, veían cómo

Seguir leyendo…

La acústica de los iglús de Almudena Sánchez, una lectura de David Pérez Vega

La acústica de los iglús, de Almudena Sánchez. Editorial Caballo de Troya. 155 páginas. 1ª edición de 2016. Coincidí con Almudena Sánchez (Palma de Mallorca, 1985) en los estudios de Gestiona Radio una tarde de septiembre de 2016. Ambos habíamos sido invitados por Antonio Martínez Asensio para hablar de nuestros libros en su programa. Estuvimos conversando en la sala de espera y acordamos enviarnos nuestros libros de cuentos. En aquel

Seguir leyendo…

Joyita de Patrick Modiano, una lectura de Javier Divisa

JOYITA PATRICK MODIANO ANAGRAMA – PANORAMA DE NARRATIVAS Es verdad que en la gran trayectoria de la obra de Modiano hay una más que notable adherencia (de hecho diría que le ha tomado un tremendo regusto) a la memoria, sus cavidades y toda clase de recovecos e introspecciones humanas del detalle, del color, quizá un abrigo amarillo, una mirada perdida, una estación de metro, un París siempre grisáceo, brumoso, un

Seguir leyendo…

Entendemos las palabras, no lo que quieren decir, por Sergio del Molino

El mundo digital acumula tantos apocalipsis que ya he perdido la cuenta. Primero nos iban a alienar y a incomunicar (en una de esas paradojas tan caras a los catastrofistas: oh, un medio de comunicación que incomunica; medios de incomunicación, ojo al hallazgo literario). Después, a volver yonquis. Luego, estúpidos integrales, con efectos parecidos a los de una lobotimización. Y, por último, fanáticos de nuestras propias convicciones, gracias al famoso

Seguir leyendo…