eñe. Revista para leer

Revista, festival, cosecha, arte y todo lo que es EÑE en Internet

La trayectoria de los aviones en el aire, por Constanza Ternicier

La escritora chilena Constanza Ternicier ha publicado la novela “La trayectoria de los aviones en el aire” (2016) en la Editorial Comba. Hoy en Eñe tenemos el placer de ofreceros un fragmento de la novela.

¡Que la disfrutes!

 

Sobre la obra

El principio de incertidumbre envuelve el colapso físico de la estudiante chilena Amaya Tripet, becada por su gobierno en Barcelona y de fin de semana en Londres. «A pesar de que estabas en una ciudad más bien grisácea, la luz del sol estaba enceguecedoramente brillante. Entreabriste los ojos y, pese a la dificultad, te diste vuelta hacia el otro lado. Ahí estaban las últimas personas con quienes creías que te ibas a encontrar: padre y madre.» La cama del hospital es el origen de un viaje que se dispara en amores, la trayectoria de los aviones al otro lado de la ventana y, sobre todo, las causas de su colapso. Los ojos azules de los médicos londinenses le provocan un ardor irrefrenable, y ese ardor, cada vez que lo siente, es una sacudida en la memoria y a sus esperanzas de libertad adulta.

La trayectoria de los aviones en el aire es una novela introspectiva, narrada con una voz potente, capaz de trasladar al lector a los delirios de una joven sedada y que confirma a Constanza Ternicier como una narradora a tener muy en cuenta. «Ternicier ha creado un discurso literario que logra imponer su identidad dentro del panorama que ofrecen las generaciones más jóvenes», en palabras de José Promis para El Mercurio.

 

 

Sobre la autora

Constanza Ternicier, nacida en agosto de 1985 en Santiago de Chile, es narradora, melómana y obstinada viajera. Doctoranda en Teoría Literaria por la Universidad Autónoma de Barcelona, publicó en 2015 la novela Hamaca, cuya nueva edición será re-lanzada por Caballo de Troya en los próximos meses. Toda su narrativa parte de la música y vuelve a ella. Es feliz en Barcelona.

Si quieres leer una entrevista de la autora, puedes encontrarla aquí. 

 

 

LA TRAYECTORIA DE LOS AVIONES EL AIRE (Fragmento)

 

Día uno

 

First Breath After Comma    

Explosions In The Sky                                                                                                                                                                                                                                                        

Abriste un ojo y luego el otro, así como la gente suele abrir los ojos cuando no entiende muy bien qué es lo que está pasando, dónde se ha quedado dormida o a qué lugar ha venido a despertar. Cuando está todo más claro, uno se despierta abriendo los dos ojos al mismo tiempo. Había una cortina celeste cerca de ti, de ésas encargadas de separar los espacios. Todavía no sabías bien de qué o de quién te estaban separando, pero seguro que había muchas de esas cortinitas por toda la sala. Alcanzaste a darte cuenta de que estaban agarradas al biombo con unos ganchos que bien podrían haber sido unos espermatozoides. Te reíste sin ganas de reírte. A pesar de que estabas en una ciudad más bien grisácea y que apenas conocías, la luz del sol estaba enceguecedoramente brillante. Molesta, una luz definitivamente molesta. Entrecerraste los ojos y, pese a la dificultad, te diste vuelta hacia el otro lado. Ahí estaban las últimas personas con quienes jamás creías que te encontrarías: padre y madre. Pero ellos no estaban solos, no. Había también una enfermera muy bajita con cara de filipina, un doctor oriental que tenía cara de guardar en sí mismo la paciencia del mundo entero y una doctora flaca y alta que tenía cara de nada. Todos inclinaron la cabeza hacia la izquierda y adoptaron la misma expresión mezcla de sorpresa y ternura que la gente suele poner cuando alguien que parecía que nunca iba a despertar finalmente lo hace. Y entonces vino la algarabía, los saltos, el batir de palmas, los abrazos y todas las otras muestras de entusiasmo que pueden existir en el mundo. Y luego un silencio que no explicaba en nada la secuencia de acciones que se habían sucedido al momento en que tú, Amaya Tripet, abriste un ojo y luego el otro. ¿Qué esperaba esa gente? ¿Que fueras tú la que dijera algo, si ni siquiera entendías dónde estabas ni qué hacían tantos tubos rodeándote, como si fueses un parque de diversiones acuático?

First Breath After Coma. Podría haber estado sonando la canción de Explosions in The Sky en el aire.

Se sucedieron las muestras de cariño, las de los doctores y enfermeros que están acostumbrados a ver a gente morirse y las de unos padres que no están para nada acostumbrados a ver a sus hijos a punto de morirse. Los acostumbrados y los desacostumbrados parecían igual de contentos, unos por vocación y otros por eso que casi todos entendemos como amor filial. «¿¡Despertaste!?»… «¡Qué alegría tenerte de vuelta!»…«It’s incredible»…«We are so grateful»…«Nothing is impossible»…«Vaya sustito nos hiciste pasar»…«Por fin estás de vuelta, hija mía, hija nuestra»…«You are a wonderful and strong woman». Ni siquiera parecían preocupados por la posibilidad de que te hubieses quedado muda. Lo más lógico habría sido preguntarte cómo te sentías, pero en momentos como ése nada es demasiado lógico. Era conveniente y oportuno que todos empezaran a deshacerse de ese tipo de parámetros desde ya, pues no les iban a servir de mucho. Tus padres se abalanzaron sobre ti, o sobre lo que iba quedando de ti, y por poco te rompen en mil pedacitos. Tanto tubo resultaba incómodo y habrías dado cualquier cosa por sacártelos de encima. Te alegraste de ver a tus papás, de volver a verlos, y de verlos así, tan contentos. Te habría gustado ser tú la que se abalanzara sobre ellos, pero no estabas segura de poder lograrlo. Apenas podías levantar los brazos para saludarlos en el aire con la mano bien abierta y agujereada. Era linda la escena, muy familiar y muy moderna, pero ¿qué es lo que hacían ellos ahí? Y primero que nada, ¿qué era ahí? Bueno, tampoco era muy difícil darse cuenta. Unos biombos color celeste y con espermios, una camilla reclinable, quejidos que se escuchaban desde el fondo de la sala, las caras gastadas de las enfermeras y los doctores, el olor de la asepsia, el olor neutro de la higiene moribunda. Era un hospital. En tu país, aunque fuera carísimo, convenía ir a una clínica porque, de lo contrario, era altamente probable que acabaras muriéndote de pobre. La gente en los hospitales se moría de pobre. Pero algo recordabas de tus últimos pasos, estabas casi segura de que te habías ido de tu país. Tal vez en este lugar del mundo no era un disparate ir a un hospital a intentar recuperarse de algo, de algo que nadie terminaba de entender.

De pronto te vinieron un par de flashes que no lograste encajar del todo. Una torre gigante que estaba llena de turistas, una rueda de la fortuna que cambiaba de colores por la noche, un mercado interminable de ropa de segunda mano al que todo el mundo iba con su mejor look, un castillo plantado en el medio de un jardín excesivamente verde y blanco, las tantas veces que casi te atropellaron por no mirar en la dirección correcta, los puestos de fruta que parecían de mentira. Algo te decía que se trataba de dos lugares diferentes que se mezclaban molestos en alguna parte insólita de tu memoria.

Y al final de todo, el mar.

El recuerdo de una ciudad con mar en la que incluso daba un poco de vértigo aterrizar. El roce del mar. La eterna fantasía de vivir lo más cerca posible de una playa sin olas y jamás tan helada como las de tu propio país. Un país donde el mar tenía algo más que agua y peces. Había una historia allá abajo. Y aquí también había una: había empezado en alguno de estos lugares y había terminado aquí, en un hospital con cortinas de espermios.

Desde el fondo del grupo de espectadores entró caminando una mujer muy alta y cadavérica. Tenía el pelo totalmente blanco y las arrugas de la gente que envejece de ese modo tan frío y primermundista como ése que parecía acompañarlos a todos. Menos a tus padres, claro. Se presentó como alemana, pero hablaba perfecto el español. Luego supiste que había estado en unas misiones, medio cristinas, medio socialistas, o quién sabe, en Latinoamérica. Esa gente siempre acaba llevándose la mejor impresión del continente, la pobreza les hace gracia y se sienten muy orgullosos de salir en las mismas fotos con unos niños mocosos y descalzos. Pero ésa era una buena mujer, una mujer escalofriantemente sola, pero una buena mujer. «¿Te acuerdas de algo? Ayúdanos en esto. Todos juntos vamos a ayudarte, pero tú también tienes que ayudarnos a nosotros. Estamos muy felices de tenerte de vuelta. ¿Sabes dónde estás? ¿Sabes cómo se llama este lugar? ¿Sabes por qué tus padres están aquí contigo? ¿Qué es lo último que recuerdas?» Eran bastantes preguntas a la vez, pero sabías que en algún momento podrías responder cada una de ellas. Para la mujer se trataba de preguntas casi retóricas. No esperaba realmente una respuesta.

Le dijo un par de cosas a algunos de tus espectadores, a ésos que entraban en el rubro de personal médico. Los que entraban en el rubro de padres de familia, en tanto, decidieron rodear la cama de la supuestamente enferma joven; o sea tú. Se puso uno a cada lado, madre a la izquierda y padre a la derecha, y te tomaron las manos moradas. Respiraban aliviados y repetían una y otra vez que todo iba a estar bien. Eso era lo que siempre habías esperado que te dijeran. Cuántas veces no deseaste con toda tu alma que te abrazara alguien de brazos firmes, te tomara la cabeza minúscula y te dijera con una certeza incorruptible que todo iba a estar bien. Por fin alguien te lo estaba diciendo, y qué mejor que tus mismísimos progenitores. Supiste que te esperaba una larga tarde y te dieron ganas de ir al baño. Te trajeron una silla especial por si querías estar sentada un rato ahí e intentarlo. Nunca en tu vida el concepto de privacidad se había visto tan vulnerado. Luego de pasar un buen rato sentada en esa ridícula silla, te dijeron que mejor te acostaras, que te traerían algo para ponerte sobre la cama por si la digestión empezaba a funcionar. Ibas retrocediendo a pasos agigantados a ese tiempo en que apenas tenías meses y no sabías nada de lo que eran los años.

 

 

Deja tu comentario

Tu email no será público