eñe. Revista para leer

Revista, festival, cosecha, arte y todo lo que es EÑE en Internet

Los últimos hijos, de Antonio Ramos Revillas

Los últimos hijos (Antonio Ramos Revillas)

Editorial: Almadía (México)

Recomendador: Ezra Alcázar

Nada engrandece tanto la lectura de un texto como la memoria y la identificación. Cuántas veces no han leído un cuento o un poema pensando en que el autor de ese texto les ha robado recuerdos y anécdotas de su propia vida, para después descubrir entre las páginas de su propio libro de memorias que en realidad nunca vivieron. En relación a esto, el escritor español Eloy Tizón dice “Uno inventa pasiones en una página porque las ha vivido antes o porque quiere vivirlas o para no tener que vivirlas”. Tanto para el escritor como para el lector, el ejercicio literario consiste en vivir y revivir cuantas experiencias quiera y alcance a imaginar. Con Los últimos hijos (Almadía, 2015), el escritor Antonio Ramos Revillas pone al lector en los zapatos de un hombre que en su vida hace el juego de la literatura al vivir la experiencia de la paternidad sin haberla alcanzado aún.

La historia comienza cuando la casa de Irene y Alberto es robada mientras ellos no están. El robo es perpetrado con saña; un robo ramplón, altanero y burlón. Pareciera que los ladrones tienen algo en contra de la pareja principal de la novela cuando intentan, sin éxito, quemar a la pequeña gata Abril, o cuando se cagan en varias partes de la casa y pintan las paredes burlas escritas con mala letra y pésima ortografía. Sin embargo hay algo que asusta y frena a los ladrones en su paso por la casa; una habitación que deciden respetar. Esa habitación, trinchera de temores y vergüenzas, tiene una decoración infantil, está llena de pañales y ropita para recién nacido; en el centro hay una cuna, y dentro de ella los ladrones encuentran un rollito de cobijas en donde imaginan al pequeño bebé dormido. La sorpresa es grande para el lector y los ladrones cuando por fin descubren que en el rollito de cobjijas no hay un bebé, sino un reborn, un pequeño robot con las características perfectas para ser el hijo de Irene y Alberto. Los pañales son reales, la carriola y la cuna son perfectamente funcionales, destinados a dar el mejor cuidado a cualquier bebé. Es la perfecta habitación para un recién nacido, equipada para cubrir todas las necesidades; lo único que no es real es el recién nacido.

Son el robo, el reborn y esa habitación llena de miedos los elementos que desencadenan la historia de reflexión y persecuciones que cuenta la novela. La pérdida de un hijo (tema coyuntural en la actualidad mexicana), la identidad, las saudades de lo que es y lo que pudo haber sido, son las piezas que conforman la columna vertebral de Los últimos hijos. Es una reflexión y debate moral el que la novela nos plantea, y Antonio Ramos Revillas consigue que el lector experimente dicho dilema de una forma vicaria en cada una de las páginas del libro.

Un texto de Ezra Alcázar

Fotografía: Todos los Creative Commons (Jing-Dong).

Deja tu comentario

Tu email no será público