eñe. Revista para leer

Revista, festival, cosecha, arte y todo lo que es EÑE en Internet

Etiqueta Basado en hechos reales

Preestreno: Que grite la talega o el orinal, de Berta Vias Mahou

Nuestro número 42 quisimos basarlo en hechos reales. En él incluimos Que grite la talega o el orinal, un relato de Berta Vias Mahou que adelantaba Yo soy El Otro, novela con la que obtuvo el XXVI Premio Torrente Ballester de Narrativa y que ahora publica Acantilado. Marzo de 1963. A sus dieciocho años, el jienense José Sáez entrena en una escuela de toreros con el ánimo de convertirse en matador.

Seguir leyendo…

Eñe 42, disponible en digital

No tienes excusas para perderte Eñe: ya está disponible la edición digital de nuestro número 42, ese que hemos querido basar en hechos reales. Textos de Martín Mucha, Nuria Labari, Juan Gómez Bárcena, Cristina Morales, Berta Vias Mahou y Sergio del Molino, fotografías de Robert The… Y las secciones habituales: un diario de Agustín Fernández Mallo; una conversación entre Antonio Lucas y Juan José Millas; “La Batalla” por Héctor Hernández

Seguir leyendo…

Te toca pasillo, por Adriana Tejada Cuadrado

(Te toca pasillo, de Adriana Tejada Cuadrado, es el relato ganador que se lleva una suscripción anual a Eñe. Revista para leer. Recuerda que queremos que la revista impresa viva en la revista digital, así que os propusimos que Eñe continuara en vuestra escritura. El número 42 de Eñe. Revista para leer se llama Basados en hechos reales. A los escritores que colaboran en él les pedimos que buscasen inspiración en la

Seguir leyendo…

El accidente del señor gruñón, por Esther María García Pastor

—Estaba limpiando el piano de la abuela y cuando he ido a cogerlo, mira lo que ha pasado —me susurra mi madre con tono preocupado, mientras sostiene una figura partida por la mitad—. Me va a matar. Ayúdame a arreglarlo antes de que se le termine el capítulo de la telenovela. ¿Vas a quedarte como un pasmarote mucho rato? —insiste. —Necesitamos pegamento fuerte, yo bajo a la tienda. —No tardes,

Seguir leyendo…

José Hargain, por José Ernesto Jorge Montaldo

Mirta trabajó conmigo en la Intendencia Municipal en 1968 y transcribió a mano unos documentos. Entre ellos, una referencia de extrema escasez histórica acerca de José Hargain. Años más tarde, observando este escrito, concluimos que todo trabajo literario traería consigo las carencias que un asunto reducido a la prosa turística podría generar, mimetizando la imaginación de los creadores a una lerda ritualización de lo consabido. Luego de orillar otros trabajos

Seguir leyendo…

Vida bajo tierra, por Ana González

Salió en las noticias. En un pueblo de Madrid habían tirado un niño a la basura. Al principio la noticia daba miedo pero luego, cuando la oyes entera, lo que daba era envidia. El niño era muy pequeñito y lo habían tirado, dentro de una mochila con un biberón, en una papelera que tenía un agujero debajo. Como era pequeño, dentro del agujero se puso a llorar y unos policías

Seguir leyendo…

El año de la oveja de madera, por Antonio Romeo

Mis vecinos de enfrente siempre están discutiendo. Da igual la hora, no importa el motivo. Cuando les escucho no puedo evitar sentirme un poco triste, no creo que esa sea su vida soñada. Supongo que en algún momento se llegarían a querer y planearían vivir juntos. Inútil, que eres un inútil. Los tengo de ruido de fondo mientras escucho música o intento escribir. Trato de imaginar su gran momento amoroso

Seguir leyendo…

No se agota la muerte, por Concha Morales

El trabajo continúa. La carta de amor o desamor es arrojada al buzón de correos. El camión de la basura se lleva los desperdicios para reciclarlos. Todo esto ocurre a diario, mientras el jardinero da vida a la flor desconocida en un jardín cercano. El trabajo continúa. La canción de amor o desamor es arrojada al disco de vinilo. El camión de la basura recoge más desperdicios para desperdiciarlos. Todo

Seguir leyendo…

Azúcar en el piso, por Noelia Antonietta

La esquina se parecía a cierto recodo de Florida donde existe hoy una galería de arte tan estrecha que hay que pasar de costado y caminar en hilera. Incluso hay un café similar, solo que menos elegante. Cada vez que recuerdo Florida me azota la imagen de Pamela dándome ese consejo tan poco ético que se le escapó del alma. Ella tenía un montón de aritos trepándoles las orejas, partían

Seguir leyendo…

Bajo el baobab, por Alfonso Blanco Martín

—¿Hoy qué nos vas a contar, Haminiaina? —pregunta Rafanoharana con su sonrisa inocente y sus ojos llenos con el brillo de la sorpresa que será colmada poco después por el anciano. —Hoy no os voy a contar una historia, os voy a contar una visión que tuve la otra noche. Bajo el baobab se encuentra Haminiaina, como cada día en que Ravolana, con su brillante y blanca redondez, va a

Seguir leyendo…

Don Carmelo, por Antonio Ladra

«¡Estoy emparrillado, estoy emparrillado!», gritaba desaforadamente Lilo. En el suelo, atontado, desmayado, yacía el cuerpo de un hombre robusto. «¡Estoy emparrillado, estoy emparrillado!», seguía gritando Lilo. «¡Tirale con el marrón!», volvió a gritar, «¡largale el marronazo!». El hombre se movió un poco, eran los estertores, creo, y entonces es cuando le pego con el marrón en la cabeza, ¡tremendo golpe! Ahora sí, el hombre se quedó quieto, ya cadáver, ya

Seguir leyendo…

Te toca pasillo, por Adriana Tejada Cuadrado

Se aburre, mucho. Julio piensa en lo insignificante que es todo, que puede llegar a ser una vida, cuando no hay nada que hacer un viernes por la noche. Ha quedado con una amiga, pero el interés no le come por dentro, no lo devora como si no pudiera hacer otra cosa más que verla. No es el tipo de persona que decide vagabundea por las calles, solo, con un

Seguir leyendo…

Buenos Aires, 1978, por Patricia Collazo González

Volví a enfocar su figura uniformada en la mirilla del rifle. Desde el rellano de la escalera sólo veía la silueta enorme, y a sus pies, el cuerpo maniatado de papá. Mamá había dicho que pasara lo que pasara no debíamos bajar. Ahora, lloraba frente a la puerta y mientras los hombres desordenaban todo, nos lanzaba subrepticias miradas de advertencia. Al cabo de un rato, el que estaba junto a

Seguir leyendo…

Anaan, por Carmen Ramos

Una chica ha caído como un saco de patatas delante de mí, a unos escasos cinco metros. He podido escuchar el golpe del cuerpo contra el suelo. Es viernes por la noche, centro de la ciudad, última semana de clase antes de Navidad y los viandantes que a esa hora quedábamos en la calle miramos descreídos el bulto en el suelo: otra Erasmus en coma etílico, pensamos casi al unísono.

Seguir leyendo…

Eñe 42: Martha Asunción Alonso

Cada número de Eñe echa un vistazo a lo ocurrido en la edición anterior de nuestro festival, y Eñe 42 —nuestro número basado en hechos reales— no iba a ser una excepción. En esta ocasión hemos querido recordar el Festival Eñe 2014 de la mano y de los versos de Martha Asunción Alonso, que además ha querido que la lectura saltara del papel a la web, con tres poemas que

Seguir leyendo…

Escribes: premiamos tus textos

El número 42 de Eñe. Revista para leer se titula Basado en hechos reales. A los escritores que colaboran en él les pedimos que buscasen inspiración en la verdad: con fechas, con lugares, con nombres y apellidos. Pero queremos que la revista impresa viva en la revista digital, así que ahora te proponemos a ti que Eñe continúe en tu escritura. Esperamos tus escritos —no importa el género, no importa

Seguir leyendo…

Eñe 42. Basado en hechos reales

Todos los cuentos que podrás leer en este número de Eñe han ocurrido antes. Han sucedido, verdaderos, y figuran en los titulares de los periódicos y en los libros de historia: con fechas, con lugares, con nombres y apellidos. Más o menos ficción en ellos, más o menos rumorología, siempre con una base de hechos más que de palabras. Pero de repente irrumpe la literatura, y juega a la vuelta

Seguir leyendo…