eñe. Revista para leer

Revista, festival, cosecha, arte y todo lo que es EÑE en Internet

Etiqueta Editorial Pez de Plata

2222 de P.L. Salvador, una lectura de David Pérez Vega

2222, de P.L. Salvador Editorial Pez de Plata. 102 páginas. 1ª edición de 2017. Ya he comentado –cuando hablé de Silencio tras el telón del sueño de Mariano Antolín Rato– que intercambié unos mensajes, a través del chat de Facebook, con Jorge Salvador Galindo, el editor de Pez de Plata, y quedé en que me enviara dos libros de su editorial para reseñarlos. Además del de Antolín Rato me llegó

Seguir leyendo…

Silencio tras el telón del sueño de Mariano Antolín Rato, una lectura de David Pérez Vega

Silencio tras el telón del sueño, de Mariano Antolín Rato Editorial Pez de Plata. 399 páginas. 1ª edición de 2017. Intercambié unos mensajes, a través del chat de Facebook, con Jorge Salvador Galindo, el editor de Pez de Plata, y quedé en que me iba a enviar dos libros de su editorial para poder reseñarlos: 2222 de P.L. Salvador y Silencio tras el telón del sueño de Mariano Antolín Rato

Seguir leyendo…

KAOS de María Ruisánchez Ortega, una lectura de David Alfaro

Niégate a leer historias diferentes y críticas. No luches para cambiar nada, si acaso, cambia para no tener que luchar. Ten una vida real de mierda para poder vivir una mentira edulcorada y sonriente en una red paralela. Deja de buscar el amor. Si alguna vez te dan a elegir, escoge la pastilla azul. Es el caos la confusión y el desorden, pero también es, en otras de sus acepciones,

Seguir leyendo…

Nueve semanas (justas-justitas) de P.L. Salvador, una lectura de David Pérez Vega

Nueve semanas (justas-justitas), de P. L. Salvador. Editorial Pez de plata. 127 páginas. 1ª edición de 2015. Prólogo de Constantino Bértolo.   Hace unas semanas me escribió un correo electrónico P. L. Salvador (Valencia, 1959). Me preguntaba si me apetecía recibir una novela que estaba a punto de aparecer en las librerías, publicada por la nueva editorial Pez de Plata, con prólogo de Constantino Bértolo. Salvador había leído en mi

Seguir leyendo…