eñe. Revista para leer

Revista, festival, cosecha, arte y todo lo que es EÑE en Internet

Etiqueta El juicio final

Una de soldados, por Sergio del Molino

Si no estuviéramos en enero, me atrevería a decir que ya he leído una de las novelas españolas más interesantes de 2017, pero me esperaré a que pase el verano, por lo menos, para consolidar este juicio. Mucho bueno tiene que traer el año para que Álvaro Colomer se salga de mi lista, y eso que yo no hago listas. Aunque caminen por el valle de la muerte (Literatura Random

Seguir leyendo…

No me convenzes, ni con Z ni con C, por Sergio del Molino

Había leído y escuchado a tanta gente cabreada por Convénzeme, con Z de Zweig, el programa de libros de Mercedes Milá en Mediaset, que me vi tentado de comprobar si era tan irritante como decían. Y la verdad es que no lo es, y eso no es bueno para el programa, si se hace caso a su manifiesto fundacional, expresado por la propia Milá: “No queremos escritores, ni editores, ni

Seguir leyendo…

Dominio público, por Sergio del Molino

La verdad es que no sé si han pasado ya o van a pasar a partir del 1 de enero, que sería lo lógico, pero, sea como fuere, es cosa hecha. Según la ley de propiedad intelectual de 1879 (la vigente es de 1987, pero no afecta al legado de autores muertos antes de ese año), las obras de los escritores españoles fallecidos en 1936, un buen año para morirse,

Seguir leyendo…

Orient Express a la francesa, por Sergio del Molino

Supongo que se ha escrito ya de todo acerca de Brújula, la novela con la que Mathias Enard ganó el Goncourt. Llego tarde, la he leído estos días y sólo puedo constatar el buen juicio del jurado. Para mí, uno de los mejores títulos de este año que se va, y con esto quiero decir que es uno de los mejores que he leído de entre los publicados este año,

Seguir leyendo…

Palabras mayores, por Sergio del Molino

Hay muchos libros que se pierden en la competencia por encontrar unos centímetros en las mesas de novedades. Libros importantes que, tal vez, no tuvieron la suerte de encontrar el lector adecuado. Qué sé yo cómo funciona esto, si los que sí saben cómo funciona a menudo dan palos de ciego. Lo que sí sé es que hay prejuicios más oscuros que muchas formas de ceguera, y que un libro

Seguir leyendo…

El Nieto del Che Guevara, por Sergio del Molino

Con Fidel Castro muerto y Cuba en el filo del cambio, aparecen dos libros y una figura que pueden ayudar a comprender Cuba y el simbolismo de Cuba en el mundo. La casualidad hizo que se lanzasen en octubre, pocas semanas antes del deceso de Fidel y de que todos los ojos se volvieran hacia La Habana. Canek Sánchez Guevara fue, como su segundo apellido indica, el nieto del Che

Seguir leyendo…

Un reality literario, por Sergio del Molino

Como estoy seriamente trastornado, he aceptado ser jurado de una locura que se celebra hoy en Madrid (en el espacio MINI Hub, en la calle de La Palma, 10): unas Batallas literarias. Hace tiempo que echamos de menos el nervio y la espectacularidad de los realities de la tele en la literatura. Pues bien, esto será como Master Chef, pero con ordenadores y textos en vez de cocinas. ¿Quién dijo

Seguir leyendo…

Una tarde con Fray Luis, por Sergio del Molino

Como no aspiro a ningún cargo público, no reniego de los privilegios cuando me los ofrecen, y hace unas semanas me hicieron un regalo que arruinaría mi carrera política, si la tuviese, por lo exclusivo, elitista y privado del asunto. No me regalaron corbatas, ni trajes, ni bolsos de Louis Vuitton, ni tarjetas black. Fue mejor que todo eso. Tenía que participar en un coloquio a la Universidad de Salamanca,

Seguir leyendo…

Y de pronto, sin aviso, la literatura, por Sergio del Molino

Que la literatura está en los desvíos, salas de espera y distracciones es algo que nos cuesta mucho entender y que demasiados escritores no llegan a entender nunca. Si la persigues, se escapa, y si no la esperas, te domina. Nunca hay que subestimar un libro menor. En ellos he vivido algunas de mis mejores epifanías de lector y me han salvado de ser un cínico con los ojos encallecidos.

Seguir leyendo…

Mi abuelo se entendía con su abuelo, por Sergio del Molino

“¡Mi abuelo sólo hacía caca!”, gritaba desesperado el Doctor Fronkonsteen al comienzo de El jovencito Frankenstein, la genialidad de Mel Brooks. Al doctor Frederic Frankenstein le horrorizaba tanto el legado de su antepasado que se cambió el apellido. Era raro esto. A los abuelos no se los rechaza, al contrario que a los padres. Con los abuelos no tenemos conflicto porque no nos educan directamente. La relación natural (o la

Seguir leyendo…