Nuestro papel, por Juan Bautista Durán

Es común que al final de los correos electrónicos administrativos u oficiales se advierta a quien los recibe de que, si no es de absoluta necesidad, evite su impresión en papel. Sorprende por tanto que en el correo promocional de una imprenta española aparezca el mensaje contrario, impeliendo al receptor a sacar copia del texto. «Estará bien si usted decide imprimir este e-mail», dice, con la siguiente argumentación: «La industria

Seguir leyendo…