eñe. Revista para leer

Revista, festival, cosecha, arte y todo lo que es EÑE en Internet

Etiqueta Madres y madres

Ruinas, por Raquel Moraleja San José

(Ruinas, de Raquel Moraleja San José, es el relato ganador que se lleva una suscripción anual a Eñe. Revista para leer. Recuerda que queremos que la revista impresa viva en la revista digital, así que os propusimos que Eñe continuara en tu escritura. Te animamos a enviarnos tus poemas o relatos sobre Leed, leed, malditos, el número 41 de Eñe. Puedes enviárnoslos mediante el formulario que hemos habilitado, y consultar

Seguir leyendo…

Momentos íntimos, por Rosa Lozano Durán

Yo le hablaba sin parar: de mis amigos, de cómo había sido la merienda con mis primos en la casa de mi abuela, de eso tan divertido que había pasado en los dibujos animados de la tarde. Era incansable. Siempre le estaba contando cosas, o preguntando, o pensando en voz alta con ella y, si estaba callada, sólo podía ser por tres motivos: o tenía la boca llena, o leía

Seguir leyendo…

Canción para los niños perdidos, por Alba Ballesta

Niño perdido, encuéntrate primero antes de buscarme. Niño perdido, no insistas. Nunca quise ser madre, solo hija de muchos padres para poder matarlos y con los restos del desuello tejer un abrigo del mismo azul venoso de los hilos que superpuestos en un enorme entramado conformarán una madriguera, útero del mundo, protector de todos los bastardos que me llaman mamá y se pelean por ver la luz a través de

Seguir leyendo…

La madre de mis ojos, por Neus Arimany

No era hábito ni norma darnos un beso de buenas noches, ni de buenos días, ni un abrazo, ni siquiera para fingir calor. A oscuras, dentro de mi cama, era una niña literalmente fría. Pero entonces cerraba un ojo, solo uno, para preservar lo que tenía de real aquel momento y poder añadirle la dosis justa de fantasía que colmara mi necesidad de calor. Y me parecía ver como mamá

Seguir leyendo…

La madre de mi hermana, por María Laura Bech

Murió la mujer de mi padre. Hace tiempo yo la apreciaba, en verdad la quería, pero un día discutimos y me echo de su casa. Fue una pelea telefónica, de manera que solo nosotras sabemos lo que pasó en esa conversación. Cuando mi padre empezó a averiguar qué había ocurrido, muy a su estilo, como si no quisiera saber. Ella dijo «le pedí que no viniera de visita por un

Seguir leyendo…

Doble mortal, por Gloria Plaza Medina

Soy rumana, me llamo Nadia. Mi madre me puso este nombre por la gimnasta Nadia Comaneci; tres medallas de oro en los olímpicos de Montreal, la primera mujer en conseguir el doble mortal de espaldas al salir de un ejercicio. Mi madre siempre decía que yo, al igual que ella, había venido a este mundo a hacer grandes cosas. Si me viera ahora… Tengo una pistola en una mano y

Seguir leyendo…

Mamá mandala, por Karla Chaves Carrillo

Hay ilusión de saber que en pocos instantes la vida surja de mí No como un producto hecho, terminado, embalado y enviado Sino más bien, como surge casi siempre la vida En pequeñas dosis, en chispas de polvo de estrellas que se juntan con sal del mar de las lejanías Y alguna sustancia color estridente del Universo Tengo la sensación de que han empezado a juntarse líquidos En diminutas porciones

Seguir leyendo…

Para Gala, de Marta Parreño

No eres más que un trozo de piel y huesos acurrucado entre mis vísceras. Un pedazo imperfecto de vida sin apenas rostro humano. Para alimentarte me robas la comida. Para crecer deformas mi cuerpo. Y para demostrar que no estás a gusto me haces daño. Cuando nado me cuesta respirar y cuando camino me duele la espalda. Por las noches no me dejas dormir. A veces te mueves tanto que

Seguir leyendo…

Escribes: premiamos tus textos

El número 40 de Eñe. Revista para leer se llama Madres y madres. A los escritores que colaboran en él con sus relatos y poemas les pedimos justo eso: habladnos de madres, y también de madres. Pero queremos que la revista impresa viva en la revista digital, así que ahora te proponemos a ti que Eñe continúe en tu escritura. Esperamos tus escritos —no importa el género, no importa si

Seguir leyendo…

Número 40. Madres y madres

Eñe 40. Madres y madres «No hay milagro más cruel que este», define Sylvia Plath a través de una de las voces que se escuchan en su poema dramático Tres mujeres. Una de ellas ha vinculado su éxito en la vida a la maternidad, otra sufre ante su vientre yermo que querría lleno, y otra se lamenta de lo que ha perdido al tener hijos. Habladnos sobre madres, pedimos a

Seguir leyendo…