eñe. Revista para leer

Revista, festival, cosecha, arte y todo lo que es EÑE en Internet

Etiqueta Sergio del Molino

Libros dedicados, por Sergio del Molino

Tengo una letra horrible. En mi colegio no insistieron mucho con la caligrafía y yo siempre he sido un torpe con las manos. Mi hijo me llamaba “manazas de la cosecha”, un sobrenombre que llevo con orgullo. No es que no se entienda lo que escribo, sino que parece escrito en un idioma extraterrestre, decididamente no humano. Me pregunto por qué alguien querría tener mi libro firmado. Sé que no

Seguir leyendo…

La venganza del librero, por Sergio del Molino

Judith y Jesús (o J&J, como firman sus correos) tienen una librería a la sombra del Acueducto de Segovia. Es una librería con un pequeño café, como casi todas las librerías modernas del mundo, en un local acogedor, luminoso y perfecto para perder las horas como las pierdo yo ahora mismo, pues escribo sentado en una de sus mesas, entre hípster y bucólico, porque Segovia no es una gran ciudad,

Seguir leyendo…

(No) leer a Camilo José Cela, por Sergio del Molino

  Hace unos meses me llamaron de un periódico para escribir un billete a propósito de una novela de Cela. Cinco escritores escriben sobre cinco libros suyos en el año de su centenario. El redactor, como buen amigo, me advirtió para que no perdiera el tiempo: “Ni te molestes en pedir La colmena, Pascual Duarte o el Viaje a la Alcarria, que ya están cogidos”. Me quedé con San Camilo

Seguir leyendo…

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia, una lectura de David Pérez Vega

  El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia, de Patricio Pron Editorial Random House. 199 páginas. 1ª edición de 2011.   Cuando comenté hace poco en mi blog No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles, la última novela de Patricio Pron (Rosario, Argentina, 1975) dije que me apetecía seguir con sus novelas. En la biblioteca de Móstoles tienen las otras que ha publicado en

Seguir leyendo…

Sergio del Molino descubre la España que nunca fue, por Anna María Iglesia

En Azorín, la biografía que Ramón Gómez del Serna escribió del autor de Don Juan, el padre de las greguerías, escribía: “Ahora le ha dado a Azorín por viajar hipotéticamente y tan pronto dice que se va a Levante como que se va a Castilla. ¿Hace en realidad alguno de los viajes que cuenta? No lo creo. Supone aviones que le transportan sin sentirlo, mientras lee unos capítulos de un

Seguir leyendo…

Fajas despectivas, por Sergio del Molino

  Nunca he comprado un libro por su faja. Los he comprado a pesar de sus fajas. Los desfajo nada más pagarlos y, si no tengo marcapáginas, doblo la faja y la uso como tal sin leerla. Sé que los editores le dan mucha importancia. Mis libros salen con faja y no me he negado a ello, incluso he colaborado y he quedado en deuda con amigos que me han

Seguir leyendo…

Los ególatras, por Sergio del Molino

Quizá las redes sociales sólo lo exacerban o de verdad expresan sin filtros un estado de opinión latente, pero muchos buenos lectores que presumen de serlo tienden a despreciar a los escritores con la misma fuerza con la que admiran los libros. Proclaman un amor puro a la literatura, una literatura sin escritores, que son personas insoportables que jamás están a la altura de sus libros y que no hacen

Seguir leyendo…

¿Hay un perro en este artículo?, por Sergio del Molino

  Tengo en mis manos una obra maestra de la literatura postmoderna. En ella, el narrador es una primera persona del plural (aunque puede ser también tercera) que se expresa en segunda persona, no sólo para interpelar al lector, sino para involucrarle en la narración y hacerle parte de él, confundiendo su voz (la del lector) con la del narrador. La trama, plagada de autorreferencias y de sampleos de la

Seguir leyendo…

Cuchillos, por Sergio del Molino

Entrevisto a Jesús Carrasco por La tierra que pisamos y no puedo ni quiero evitar caer en aquello del miedo escénico y de la presión por escribir una segunda novela tras todo lo que le pasó con Intemperie en 2013. La pregunta es obvia y reiterativa, pero pertinente. Quizá lo que sobraba en ella era una alusión a los cuchillos y las envidias literarias que en este país parecen moneda

Seguir leyendo…

Los libros abandonados, por Sergio del Molino

Así como hay una biblioteca de manuscritos rechazados, creo que en alguna universidad estadounidense, debería haber una biblioteca con todos los libros que nos olvidamos en los hoteles. Con dos secciones: los olvidos genuinos y los olvidos deliberados. Mi contribución podría ser de unos treinta o cincuenta volúmenes, la mayoría genuinos, porque tengo mucho sentimiento de culpan al abandonar un libro. Un día volví a casa con un volumen de

Seguir leyendo…